Ir al contenido principal

¿Reproductor de audio portátil o reproductor multimedia?

Hablar de la calidad musical de Cowon e iRiver es un tema recurrente, por contrastado hasta la saciedad. Representan lo mejor en reproducción de audio portátil pero, ambos, han ido evolucionando hacia nuevas formas orientadas, descaradamente, al ámbito multimedia.

Lo que al principio era un reproductor musical con aspiraciones multimedia, ahora se convierte en un reproductor que es capaz de hacerlo todo. El vídeo, hasta no hace mucho, quedaba reservado a otro concepto de gadgets, mucho más grandes que los actuales debido a que incorporaban una pantalla más acorde con esa prestación estrella que tenía que desarrollar: el vídeo. Pero de un tiempo a estar parte, las cosas están cambiando.

Los Cowon, iRiver, Meizu, Samsung, iPod, Sony,... y así hasta completar una lista de marcas que se alarga cada día un poco más, insisten en sacar al mercado 'el reproductor que lo hace todo' y, además, lo hace bien.

Quizás fue iRiver, con su estupendísimo U10, el primero que marcó el camino hacia lo que sería un reproductor de bolsillo pero de enorme calidad, que ofertaba un sonido espectacular y se atrevía a incorporar, sin pudor, un vídeo del más alto nivel, para un reproductor pequeño.

Y llegó el D2: el reproductor que casi ha hecho olvidar a los totem sagrados como el X5, el iPod o el Creative. Un reproductor que aúna, en un tamaño más que decente, las mejores prestaciones que hoy día algunas marcas desearían tener en su producto estrella y no tienen.

No sé adónde va el mercado pero sí sé hasta dónde ha llegado. Quizás no necesite que mi reproductor incorpore tantas prestaciones, porque no le puedo sacar todo el partido por un motivo u otro. Quizás no necesite que mi pantalla sea táctil, ni tener una radio digital (???), ni múltiples formatos de reproducción de audio y vídeo, ni que tenga salida a TV, ni que sea Wi-Fi, ni otras muchas prestaciones porque sólo lo utilizo para ir al gym o de casa al trabajo, y siempre lo llevo metido en el bolsillo.

Quizás no necesitamos tantas prestaciones pero, una vez que las tienes, ¿quién sería capaz de renunciar a ellas?

Quizás el reproductor de audio portátil, como producto específico, irá dejando paso, inexorablemente, a nuevas formas más generalistas, quedando englobadas en nuevos productos con más prestaciones y, siempre, dentro del paraguas multimedia.

Quizás dentro de no mucho, y viendo el recorrido que las marcas ya han hecho en cuanto a los nuevos productos que van presentando, dando un enorme salto cualitativo (más prestaciones, más capacidad, más calidad), opten por abandonar la idea de sacar al mercado productos específicos y orientar su política comercial a productos que hacen muchas cosas y las hacen bien, como el D2 de Cowon o el X20 de iRiver.

Comentarios