Ir al contenido principal

Adiós 2007; bienvenido 2008

Se acaba un año en Blogobló. Y ya van casi dos. Nunca había logrado mantener en pie durante tanto tiempo un blog. He levantado unos cuantos y he abandonado otros tantos, y no siempre con la tecnología como fuente de inspiración.

Pero de todos ellos sólo éste sigue en pie, con la única idea de aportar una pequeña contribución, modesta y relativa, siempre lo diré, a aquellos que busquen la opinión de un usuario de a pie de calle que le apasiona la tecnología y la electrónica, aunque mi formación en este campo sea completamente autodidacta (¡bendito Google!); que no puede vivir sin música, aunque cada día descubra un grupo nuevo o una nueva canción que me emocione; y que, cómo no, se estusiasma al pensar en la enorme cantidad de gente que se esfuerza y entrega cada día de su vida para hacernos un poco más libres. Tremendísimo capital humano; ¡me quito el sombrero!.

Soy consciente que este blog, mi blog, es mejorable en todos los sentidos. Más contenido y de mejor calidad, aunque uno hace lo que puede o lo que sabe.

Pero si algo me gusta de todo esto, además de ver cómo el número de visitas aumenta sin parar (ya roza las treinta mil) y sin que haya una solo rastro de publicidad (salvo el que yo hago en alguna de mis entradas), es que no me siento obligado a hacerlo, no me siento obligado a actualiar con cada uno de las novedades que cada día nos ofrece el mercado. Creo que ese es el secreto de que Blogobló se haya mantenido en pie hasta hoy. Y espero que siga por mucho tiempo más.

Después de este ladrillo, sólo me queda desearos un muy feliz 2008, que empiece y acabe repleto de ilusiones y energía y, sobretodo, de mucha salud, que siempre viene bien.

Feliz 2008. Y que os traigan muchos reproductores los Reyes Magos.

Comentarios