Ir al contenido principal

Software libre: Carta de Microsoft Perú

Aunque ya ha pasado unos años de este hecho (2002), quizás te pueda interesar cómo Microsoft, en boca de su gerente general en Perú, tratar de justificar el porqué el software libre no interesa, ante la presentación del proyecto de ley en el Congreso peruano sobre la implementación del software libre en las instituciones de aquel país.

Utiliza como argumentos los costes que supone la migración, los empleos que se pierden, la caída de beneficios, los derechos a la propiedad intelectual, etc., todo aquello con lo que una empresa privada, monopolista, trata de contrarrestar a aquellas otras fuerzas que ponen en peligro su estabilidad.

Presta muy especial atención a la sensacional respuesta del congresista Edgar Villanueva Núñez. Es de los mejores documentos que he leído nunca sobre el software libre.

CARTA DE MICROSOFT PERÚ

De otro lado, como quedamos en esta reunión, nosotros asistimos al Foro realizado en el Congreso de la República el 6 de marzo, a propósito del proyecto de ley que Usted lidera, en donde pudimos escuchar las diferentes presentaciones que hoy nos llevan a exponer nuestra posición a fin de que Usted tenga un panorama más amplio de la real situación.

El proyecto establece la obligatoriedad de que todo organismo público debe emplear exclusivamente software libre, es decir de código abierto, lo cual transgrede los principios de la igualdad ante la ley, el de no discriminación y los derechos a la libre iniciativa privada, libertad de industria y contratación protegidos en la constitución.

El proyecto, al hacer obligatorio el uso de software de código abierto, establecería un tratamiento discriminatorio y no competitivo en la contratación y adquisición de los organismos públicos contraviniendo los principios de base de la Ley 26850 de Contrataciones y Adquisiciones del Estado.

Así, al obligar al Estado a favorecer un modelo de negocios que apoyaría exclusivamente el software de código abierto, el proyecto sólo estaría desalentando a las compañías fabricantes locales e internacionales que son las que verdaderamente realizan importantes inversiones, crean un significativo número de puestos de empleos directos e indirectos, además de contribuir al PBI vs. un modelo de software de código abierto que tiende a tener un impacto económico cada vez menor debido a que crea principalmente empleos en servicio.

El proyecto de ley impone el uso de software de código abierto sin considerar los peligros que esto pueda conllevar desde el punto de vista de seguridad, garantía y posible violación de los derechos de propiedad intelectual de terceros.

El proyecto maneja de manera errónea los conceptos de software de código abierto, que no necesariamente implica que sea software libre o de coste cero, llegando a realizar conclusiones equívocas sobre ahorros para el Estado, sin ningún sustento coste-beneficio que valide la posición.

Es equivocado pensar que el software de código abierto es gratuito. Investigaciones realizadas por Gartner Group (importante investigadora del mercado tecnológico reconocida a nivel mundial) han señalado que el coste de adquisición del software (sistema operativo y aplicaciones) se reduce a sólo el 8% del total de costes que las empresas e instituciones deben asumir como consecuencia del uso racional y realmente provechoso de la tecnología. El otro 92% lo constituyen: costes de implantación, capacitación, soporte, mantenimiento, administración e inoperatividad. [...]

Sigue leyendo aquí la respuesta del congresista Edgar.

Fuente: Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Extracto (página 177 a 194) del documento 693 - Introducció al programari lliure, licenciado bajo GLPL, que forma parte del Máster en Software libre.

Comentarios