Ir al contenido principal

Ubuntu 8.10 Intrepid Ibex


Una vez más, y como ya viene siendo habitual en estos últimos años, de nuevo me toca formatear la partición en donde tengo la actual Ubuntu 8.04 Hardy e instalar, desde cero, la nueva versión: Ubuntu 8.10 Intrepid Ibex.

Instalación limpia de polvo y paja, como me gusta hacerla. Y cada 6 meses, puntualmente.

Desde aquí podrás descargártela, tanto la edición para escritorios como la de servidores, y en 32 o 64 bits.

[Actualización, 31/10/2008]
Aquí tenéis algunas capturas de lo nuevo que trae el Intrepid Ibex, en lo referente a la apariencia:


Clic en las imágenes para verlas a mayor tamaño

Además del ya conocido cubo 3D, ahora el Intrepid incorpora también el efecto cilindro 3D y la esfera 3D que lo hace, si cabe, más espectacular todavía.

Esfera 3D con fondo degradado (izquierda) y sin reflejos (derecha)

Por cierto, muy bonito el fondo de escritorio predeterminado Warty y el theme DarkRoom. Aquí tenéis el fondo, en resolución 1440x900 y algo más de dos megas:


Creo que ese binomio fondo-theme lo mantendré por mucho tiempo en mi escritorio ubuntero. Me encanta.

[Actualización, 02/11/2008]
Una de las características que más nos pueden interesar es la posibilidad de cifrar una carpeta de nuestro Home, de tal manera que sólo nosotros podamos tener acceso a esos datos privados que en esa carpeta almacenaremos.

Cabe decir que tendremos que instalar la aplicación eCryptfs desde la terminal o desde el synaptic, porque no viene instalada por defecto. Si utilizamos la terminal, lanzaremos el siguiente comando:
sudo apt-get install ecryptfs-utils
y, a continuación, este otro para lanzar la aplicación:
ecryptfs-setup-private
Ahora sólo tendremos que seguir las indicaciones para hacer la configuración. En primer lugar, entramos nuestro password de usuario (login); a continuación nuestra frase/password de montaje de esa carpeta.


Si vamos a la carpeta raíz del usuario actual, nos encontraremos con que aparece una nueva carpeta llamada Private.


Ahí dentro podremos 'esconder' aquellos datos confidenciales a los que nadie más que tú tendrá acceso. La carpeta Private se convertirá en una unidad de disco más, que se montará y desmontará como cualquier otra unidad aunque de forma virtual, porque no aparecerá en el fstab. Para montarla clicamos sobre el siguiente acceso directo que hay dentro de la carpeta:



Automáticamente, nos montará la unidad:



Así que memoriza bien esa contraseña o perderás el acceso a esa unidad secreta.

Para desmontar la unidad Private, simplemente lanza, como root, el siguiente comando:
sudo umount /home/nombredeusuario/Private
Ahora se me plantean algunas dudas al respecto. Por ejemplo, ¿qué pasa si necesito formatear el sistema y quiero exportar esa carpeta? ¿Podré hacerlo? Y si puedo hacerlo, ¿seguirá encriptada?

Seguiré investigando.

Fuente: Ubuntulife.

Comentarios

Pedro Vila ha dicho que…
a ver si me animo y vuelvo a hacer otra intentona con esta nueva version de Ubuntu, que en la anterior no tuve mucho exito en el proceso de instalacion , que es toy del windows ya hasta el gorro!
Saludos
Blogoblo ha dicho que…
En las últimas semanas he podido probar varias distros más: Fedora 10 previa (ya mismo aparece la versión estable), Debian 5 (que no tardará mucho tampoco en aparecer la estable Lenny), Linux Mint y Madriva 9. Todas me gustan.

La idea es quitar Ubuntu, que con la 8.10 parece que anda un poco rarita en mi pc, y poner Fedora 10, que me gusta mucho.

La cuestión es salir de Windows... ;-)
Anónimo ha dicho que…
Excelente aporte man....

Dilsongc.
Anónimo ha dicho que…
No lo intentes (lo de encriptar una carpeta, al menos no con .home) y luego dar formato. Yo lo he hecho y aun me estoy arrepintiendo y la info para solucionarlo esta muy dispersa, seguiré intentado, pero las probabilidades parecen ser menores mientras mas tiempo pasa. Aunque por ahi anda un post (en ingles, maldita sea) en el que comentan una forma de migrar carpetas encriptadas de una compu a otra con el mismo nombre de usuario... en fin a ver que sale.
Blogoblo ha dicho que…
Es bueno saberlo. Lo tendré muy presente.