Ir al contenido principal

Sony NWZ-A829 de 16 GB: el dandy de los reproductores

Poco he tardado en volver a Sony. Muy poco.



Aquí dejo mi modesta opinión sobre el Sony NWZ-A829 de 16 GB, más centrada en el sonido y no tanto en las otras prestaciones que pueda ofrecer porque les doy poco uso en el día a día.

Diseño y construcción

Lo primero que destacaría de este Sony NWZ-A829 es su diseño. Magnífico, soberbio, elegante, todo un bellezón de reproductor. De los más bonitos, si no el que más, de los que han pasado por mis manos. Únicamente está disponible en dos colores: negro y dorado.

El Sony NWZ-A829 no trae pantalla táctil ni lo necesita. Mantiene la esencia de un reproductor portátil tradicional, con botonera, y se aleja de las últimas tendencias del mercado en este sentido.

Es un reproductor de gran calidad, tanto por su material de construcción basado en aluminio que le da gran ligereza y robustez; una pantalla generosa y de gran definición; la interfaz perfectamente iluminada y contrastada; una tipografía clara y grande, y unos botones bien situados que ayudan a una navegación cómoda por el menú.

Es todo un dandy de los reproductores.

Accesorios

El Sony no trae mucho más de lo que ya nos tiene acostumbrados, que es tirando a poco.


Básicamente, un auricular de gran calidad (modelo EX082), desmarcándose una vez más de la mayoría de competidores; tres juegos de almohadillas en tres tamaños diferentes; un disco compacto de instalación, el cable USB específico de la marca; una correa para tener bien atado el reproductor; la garantía y manuales; y el adaptador o soporte para conectar el reproductor a una base de acoplamiento que, a su vez, se conecta a un sistema de altavoces como ya expliqué aquí.


De nuevo, el adaptador AC a toma de corriente no aparece como uno de los accesorios incluidos de serie, con lo que deberás invertir unos treinta euros más en conseguirlo, si tienes interés en poder recargar la batería del reproductor por otro medio que no sea el estricamente puerto USB del ordenador. Desde aquí, mi tirón de orejas a Sony por este feo detalle.

Sus medidas son muy buenas y lo hacen muy cómodo de manejar, mucho más que un Meizu, con el que le encuentro parecidos razonables (que manía le he cogido al Meizu, jeje):


El Sony es un poco más largo y ancho que el M6 pero, en profundidad, vienen a ser prácticamente lo mismo. Digamos que estos dos y el iAudio 7 forman parte del mismo club de los delgaduchos:


Poco o nada tienen en común el Sony y el Cowon D2:

La interfaz de los Sony siempre me ha gustado por su sencillez. Es clara, con una tipografía grande que la hace fácilmente legible y muy intuitiva, seguramente un poco sobria (aunque no muy diferente de la del Meizu M6) pero que se ajusta mucho a mis gustos. Es el reproductor con el que menos tiempo he tenido que dedicar a aprender su funcionamiento: es muy intuitivo.

Eso sí, quizás falta algo más de información por pantalla, como el tipo de ecualización que estás utilizando y que aparece normalmente en los Cowon pero, vamos, tratándose de un reproductor bien equilibrado (como ya veremos más adelante), ver o no la ecualización es un plus pero no una necesidad. Al menos para mi, que dejo la ecualización en este modelo prácticamente plana.



También sería interesante que se pudieran cambiar los colores de la interfaz y adaptarlos a los gustos del usuario, como hace el Meizu M6.

Impresiones sobre el sonido

Con los Shure SE530 conectados, pues la gran sorpresa que me llevo es que, con una ecualización prácticamente plana y los efectos desactivados, este Sony se comporta tan bien o mejor que el resto de reproductores que he probado hasta la fecha.

Sorprendente es comprobar cómo se desenvuelve en todo el rango de frecuencias, aportando claridad y detalle, unos bajos con presencia destacada -insisto que mantengo la ecualización plana- y cierta espacialidad.

Digamos que la puesta a punto de fábrica es muy acertada, por equilibrada, y si bien en el resto de reproductores necesito la ayuda de una ecualización personalizada, que normalmente adopta forma de 'uve' aproximadamente (como en los Cowon), con el Sony casi puedo prescindir de tocar ningún valor.

Es más, aunque desde la misma Sony nos hablen maravillas del potenciador DSEE o el VPT Envolvente, por ejemplo, yo los mantengo desactivados porque lejos de conseguir mejoras notables, el efecto es, para mi gusto, demasiado artifical.

Ya lo noté con el NWZ-A818 y ahora me pasa tres cuatros de los mismo con este NWZ-A829. Ecualización plana y efectos desactivados (menos el ClearBass, que lo subo hasta el valor de +1/+2 y, con el UM2, subo también un poco la banda de los 16 kHz) es mi configuración básica.


Si bien me gusta mucho el sonido que entrega este Sony NWZ-A829 con los SE530, la mayor sorpresa que me he llevado viene de la mano del UM2 de Westone, al entregar un sonido realmente redondo, sin complejos, natural, que no cansa. El buen equilibrio del Sony parece que hace aflorar las notas en el UM2 (con las pequeñas correcciones de la EQ que comentaba antes).

En los últimos días he podido conectar al Sony el recién estrenado Westone 3 y las primeras impresiones son muy positivas. De momento, con este auricular he desactivado completamente todas las configuraciones de sonido y la primera toma de contacto la hago sobre una ecualización plana, siendo los resultados muy alentadores.

En cuanto al volumen, que en el modelo anterior venía limitado de serie (las mejoras a partir del nivel 20 hasta el 30 era prácticamente inapreciables), en el NWZ-A829 no es así: a partir del nivel 20, sigue aumentando progresivamente, sin llegar a alcanzar nunca un volumen tan alto que resulte demasiado molesto al oído pero es muy alto. De hecho, con este modelo no suelo pasar del nivel 16-18.

Donde sí he notado una mejora notable respecto al modelo anterior es cuando sobrepasabas el nivel 20 de volumen, momento en el cual el reproductor entraba en algo así como un KO técnico. Es decir, el amplificador no daba a basto, se saturaba y no podía tirar de todas las frecuencias cuando entraban en acción varios instrumentos al mismo tiempo. El sonido salía con subidas y bajadas y me hizo pensar, en un primer momento que el problema venía del auricular (que descarté cuando comprobé que pasaba en varios de los que tengo) y, al final, me convencí de que la culpa estaba en las entrañas del reproductor. Quizás fue aquel producto en concreto, que viniera con algún defecto de fábrica -que puede ser- pero me deshice de él autoconvencido de que el problema era más por una concepción del producto en si mismo que no por un defecto particular de mi NWZ-A818. En cambio, con el Sony NWZ-A829 este problema ya está superado y no hay subidas ni bajadas extrañas.

Hablando de amplificadores de sonido, he probado a conectar mi amplificador portátil Go-Vibe 5 para ver qué tal se comporta. La verdad es que no me gusta mucho como casa con él.

Aunque en general el sonido es bueno, sí he notado un siseo constante de fondo en algunos emepetreses que no sabría decir si es consecuencia del rippeo, del master del disco o simplemente derivado estrictamente del hardware. O bien, que también podría ser, la culpa la tenga ese Shure, que deja al descubierto cualquier tara o artefacto por mucho que se intente camuflar.

Durante la reproducción musical pasa más desapercibido, como es normal, pero en silencio, entre canción y canción por ejemplo, ese siseo se vuelve más evidente. En mayor o menor medida pero en todo momento sigue ahí presente. Así que pocas veces van a salir de paseo juntos el Sony y mi Go-Vibe 5.

En cambio, con el Westone 3, aunque sigue presente esa niebla de fondo, no es tan evidente como en el SE530. Algo tendrá que ver el tema de las impedancias.

Prestaciones

La radio es la gran ausente en este Sony.

Si bien en otros modelos de la serie Walkman sí la incorporan, con mayor o menor acierto, según se comenta, en este NWZ-A829 brilla por su ausencia. Pero casi que es un consuelo porque, mucho me temo, esa prestación todavía dispararía más el precio del producto, que ya de por si es muy alto.

No hay radio pero sí vídeo y posibilidad de ver tus fotos en una generosa pantalla QVGA (240x320), con una resolución excelente y unos buenos 30 fps, que dan mucho de sí ya que permiten ver tus vídeos convertidos, según se comenta (como estoy en Ubuntu no puedo comprobarlo) con un programa propietario -claro- y de pago -ya les vale- con soltura y calidad (yo probaré con Avidemux). Los vídeos que trae de serie ya me dan una buena idea de cómo se comporta. Como ya sabrás, el tema vídeo/fotos no me interesa demasiado y me conformo, por ahora, con verlos en la tele o el ordenador.

Una de las carencias o limitaciones del Sony es referente a los formatos de reproducción. En audio, por ejemplo, sigue la tendencia de no incorporar los formatos libres Flac ni Ogg, mis habituales y cada vez más extendidos, pero sí incorpora (siempre desde Windows) el modo de reproducción de archivos propietarios AAC (sin DRM) y el ya típico emepetrés. En vídeo, el mpeg4 y el H.264.

También es un problema el hecho de activar el hold porque deja completamente desactivados los botones de control del reproductor. Así pues, si llevas el reproductor en el bolsillo, como hago yo normalmente, tienes que sacarlo cada vez y desactivar el hold para usar los controles de volumen o los de pasar canciones, cosa que en los modelos de Cowon no ocurre.

Sí trae una pantalla generosa, con una resolución excelente y la posibilidad de regular la intensidad de la luz, así como la posibilidad de girar el vídeo para que puedas visionarlo en vertical o en horizontal, a izquierda o a derecha, como tu prefieras.

A cambio de esta ausencia importante, disponemos del bluetooth, que podría convertirse en la prestación estrella pero no lo hace.


En un mundo cableado hasta la saciedad -y lo que es peor, sin estandarización, con lo que necesitamos uno para cada conexión y, como ocurre con algunas marcas, específico-, pues siempre es un alivio encontrarnos con productos que rompan con la costumbre, como es este caso. Hasta aquí bien pero todo tiene sus 'peros'.

Lo malo es que no es un bluetooth que permita la transferencia de datos si no que está orientado exclusivamente a conectar el reproductor a un auricular o sistema de altavoces que funcionen con esa tecnología. Con lo que mi gozo en un pozo: transferir música de mi ordenador con bluetooth al reproductor con bluetooth no es posible. El cable usb sigue siendo la opción, la única opción, para hacer esa transferencia de datos. Es un poco absurdo, la verdad, pero es lo que hay.

En cuanto a los protocolos de transferencia de información entre ordenador y reproductor, mientras que bajo Windows permite indistintamente el copiar y pegar como si fuera una unidad más (MSC/UMS) y la sincronización con Windows Media 10/11 (MTP), bajo GNU/Linux sólo he conseguido la sincronización en modo MTP activando el complemento necesario en el reproductor Rhythmbox (Editar > Complementos > Reproductores portátiles - MTP), que es el que utilizo de forma habitual bajo mi Ubuntu/Fedora.

Como siempre, ésta es una gran limitación para algunos usuarios que no usamos Windows de forma habitual. Y suerte, aún, que podemos usar el MTP. En fin, otro tirón de orejas a Sony.

En cuanto a la autonomía, no he contabilizado el tiempo exacto que pasa hasta que vuelvo a recargar la batería -en Sony hablan de 36 horas para audio y 10 para vídeo- pero no es de los reproductores con los que tienes que estar contínuamente pendiente por si se acaba. Eso sí, antes de irte a dormir asegúrate que tiene suficiente batería o te puedes encontrar con que se ha descargado cuando intentas utilizarlo al día siguiente... Es lo que tiene no incluir el temporizador de apagado y no estar demasiado pendiente de la batería.

Conclusión

En resumidas cuentas, y como ya pasaba con el anterior modelo, el Sony NWZ-A829 no peca por lo que incluye si no por lo que deja fuera, una vez más.

Echo mucho de menos una mayor cantidad de formatos de audio (de vídeos no tanto porque no le doy uso), sobretodo formatos libres como Flac y Ogg que son los que uso habitualmente; la radio, que sí viene implementada en otros modelos de la saga Walkman; el protocolo MSC/UMS, para transferir música con un copiar y pegar en diferentes plataformas informáticas; y el adaptador de corriente AC, como un accesorio más incluido de serie. También, la función de temporizador para el apagado autómatico, que utilizo mucho cuando me voy a dormir. Y, cómo no, un precio más asequible. Aunque si mantuvieran el precio pero incluyeran todas esas cosas, ya me daría por satisfecho.

Quitando estos inconvenientes, el Sony es un producto excelente, que ofrece una calidad sonora de gran altura, una buena capacidad de almacenaje, una buena respuesta en vídeos, autonomía mejorada, diseño y manejabilidad casi perfectos por su sencillez, y bluetooth (aunque tenga trampa).

No es el más completo de los reproductores pero los puntos débiles están perfectamente identificados. Sólo faltaría un pequeño empujón, una actualización de firmware, por ejemplo, para solucionar alguno de ellos, como permitir subir y bajar el volumen o pasar de una canción a otro con el hold activado. Aunque lo mínimo que pido es la compatibilidad con Flac y el protocolo MSC. No pido mucho.

Comentarios

Doppelgänger ha dicho que…
Excelente review, jústamente tengo en la mira este reproductor pero vamos, mi mas grande inquietud y desconfianza era lo que mencionas en relación al modelo pasado: yo también tuve el A818 y también experimenté ese volumen nulo del 20 al 30 y esas "subidas y bajadas" cuando varios instrumentos entraban en accion... me dá mucha tranquilidad saber que ya no pasa eso ¿o aún falla un poco en ese aspecto?, creo que vale la pena... aquí en méxico puedo comprarlo el de 16 gb por unos 100 euros (equivalente), creo que es muy buen precio.

Felicidades y gracias, tienes un blog excelente!
Blogoblo ha dicho que…
Hola Doppelgänger. Aquel problema de las subidas y bajadas ya no existe con el nuevo NWZ-A82x. ¡Menos mal!

Y es más, si la ecualización predeterminada no te acaba de convencer (para mi está muy lograda), siempre puedes entrar en el 'menú de servicio' y reconfigurar todo a tu gusto (en este blog también hay una entrada al respecto).

Un de los 'peros' es por el tema de los formatos de audio (deberían incluir el Flac) y por el protocolo de transferencia, aunque ya es UMS bajo Windows, no en las distribuciones linuxeras, con las que hay que seguir sincronizando por MTP.

Un saludo. Y gracias. ;-)
arthur ha dicho que…
Hola blogoblo,refloto este hilo porque poseo un sony a845 que en teoria es la evolucion de este modelo,tiene unas prestaciones en cuanto a calidad de sonido muy notables,pero como sabras viene con el volumen capado,a falta de firmware nuevo¿no hay mas solucion que un ampli?
El filio e5 se me queda corto para aumentar el volumen?
SI teneis alguna sugerencia estare encantado de escucharla.

PD:Excelente blog,lo acabo de descubrir y menuda maravilla.
Blogoblo ha dicho que…
Hola Arthur,

No sabía que la A84x venía también con el limitador. Por curiosidad, ¿qué versión es, la NW o la NWZ?

Como imagino que tu reproductor es parecido al mío en las configuraciones, no estaría de más revisar los ajustes:

- Pantalla de inicio > Ajustes > Ajustes de música > Normalizador dinámico = "desactivado"

- Pantalla de inicio > Ajustes > Ajustes comunes > AVLS (límite de volumen) = "desactivado"

Con esos dos ajustes, si estaban activados, con la desactivación habrás ganado volumen.

Si aún así todo sigue igual, sólo te quedará cambiar de ampli para tener una mayor ganancia de potencia.

No soy muy amigo de ir cargando con más gadgets así que uso poco los amplis portátiles y poco puedo decir. Pero si puedes conseguir, aunque sea de segunda mano que siempre saldrá más económico, alguno de los amplis de las marcas como Ray Samuels, Meier-Audio, HeadAmp, HeadRoom, etc., ya te llevarás muy buenos aparatos.

De la marca Fiio también tienes el E7 y se habla de un E9 que está por llegar.

Un saludo.
Arthur ha dicho que…
Si,tengo desactivado el avls y el normalizador.
Es NWZ,que viene a ser la version europea,el NW por lo que he leido en foros guiris no esta limitado.
Te voy a dar mis imprsiones respecto al problema de este modelo en particular,al que lo lastra el volumen,por que en cuanto a calidad esta empatado con el mejor cowon que pueda haber en el mercado.Sony es Sony.

El problema es que accediendo al test mode no hay posibilidad de cambiar la opcion de volumen,como si habia en otros modelos,por lo que es el propio firmware el que limita la potencia de salida.
Al no haber un firmware nuevo se barajo la posibilidad de instalar el firmware del modelo americano en el europeo,pero que yo sepa esa prueba no se ha hecho.

REspecto a los amplis no he tenido ninguno y lo pensare,si descartas algun modelo de prueba que me pueda servir lo podemos hablar.
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
exelente review haces ya veo q tiene alguna Nocion en asunto de reproductores portatiles, y auriculares. Seria bueno una review de sony pero de la serie E si no me equivoco es asi la serie. Esa la serie q he visto al menos aqui en la pagina de mercadolibre ojala algun dia comprarme algun reproductor portatil y algunos auriculares aunque sea sencillo y con buen sonido para escuchar lo q es Metal, heavy, thrash, death algo q se adapte para eso estilos y q bueno q te dediques a las review. Exelente saludos desde Venezuela
alex ha dicho que…
tengo un mp4 sony nwz-s544 y no tiene VPT Envolvente como ago para optenerla
Hugo ha dicho que…
Tengo ya casi ¡7 años! con mi NWZ-A829 y aún es excelente. Ha sido mi compañero de gym todo el tiempo. Sólo he cambiado audífonos, y todos perfectamente aprovechados.
Blogoblo ha dicho que…
Hugo, yo también conservo y uso activamente el mío. Es un gran reproductor que nos permite esquivar, por ahora, los nuevos de alta definición.