Ir al contenido principal

Fedora 10/11: pantalla blanca con tarjetas Nvidia

Si has instalado Fedora 10 en tu equipo y en él tienes montada una tarjeta Nvidia, es muy posible que te pase algo como me ha pasado al intentar activar los efectos de escritorio 3D: sale un pantallazo blanco y, durante unos segundos, pierdes el control del entorno gráfico. A los pocos segundos lo recuperas pero los efectos siguen desactivados.

No te espantes, que tiene solución. El problema viene por el driver de la tarjeta de vídeo, que Fedora no lo incluye de serie y hay que configurarlo manualmente. Vamos a allá.

1. Descargar el controlador (driver)
En primer lugar, descargamos el controlador (o driver) correspondiente a nuestra tarjeta gráfica de la web de nVidia. En mi caso, una Club 3D Geforce 7600 GT.


Seleccionamos la tarjeta que tenemos instalada en nuestro equipo (en mi caso, de la serie 7):



Y el sistema operativo, que es Linux de 32 bits en mi caso. Le damos a buscar y nos lleva a la pantalla del driver más actual para esa tarjeta gráfica:



El último controlador publicado para la GeForce 7600 GT es el 180.22 NVIDIA-Linux-x86-185.18.36-pkg1.run. Una vez localizado, sólo hay que descargar ese archivo (controlador) a nuestro ordenador. Clicamos sobre el driver que aparece en el Paso 2 (con extensión .run) y nos lleva a la pantalla de descarga:



Aceptando la licencia, nos descargamos el archivo. Para ello, colócate sobre Acepto y, con el botón derecho del ratón, haz un "Guardar enlace como". Indicas el lugar dónde almacenarlo (por ejemplo, /home/nombre_usuario/Descargas) y guardamos. El archivo peso unos 20 megas.

Hasta aquí, sin problemas, ¿verdad? Ahora se complica un poco el asunto porque hay que entrar en la Terminal.

2. Instalación de las herramientas de compilación


Antes de entrar a instalar el controlador descargado, es necesario instalar las herramientas que, posteriormente, nos permitirán compilar ese controlador. Estas herramientas las instalaremos desde la Terminal.

Sin salir de GNOME, vamos a Aplicaciones > Herramientas de sistema > Terminal y nos logueamos como root (superusuario), ya que es el root el único que está autorizado para instalar cosas en tu equipo. Lanzamos los siguientes comandos:
su
(para convertirnos en root, una vez que introducimos la contraseña)

yum install gcc make binutils kernel-devel
(recuerda que yum es el equivalente al apt-get de Debian para instalar)
Instaladas estas cuatro aplicaciones (gcc, make, binutils, kernel-devel), lanzamos el comando exit para salir del modo root y volver al usuario normal. Lanzamos un nuevo exit para salir de la Terminal.

Ya está todo listo para entrar de lleno en la instalación del controlador.

3. Instalación del controlador

Como no podemos instalar el controlador nVidia desde el entorno gráfico actual (GNOME, en mi caso), tenemos que pasar necesariamente por la temida Terminal para lanzar una serie de comandos.

Seguiremos los pasos siguientes:

3.1 Salir del entorno gráfico actual y entrar en modo Terminal
3.2 Cerrar el entorno gráfico (cerrar las X)
3.3 Instalar el controlador
3.4 Volver al entorno gráfico ya con el nuevo controlador instalado

Vamos allá.

3.1 Salir del entorno gráfico

Estando en modo gráfico, hacemos la combinación de teclas Ctrl+Alt+F2 para salir a modo línea de comando. La pantalla se oscurece y empieza lo bueno. ;-)

Lo primero que nos pide es el login del usuario y el password. Es decir, sólo debemos introducir el nombre de usuario de nuestra cuenta normal (no root) y su password.

Ahora ya estamos plenamente metidos en modo consola y, ahora sí, debemos loguearnos como usuario root. Para ello, lanzamos el siguiente comando:
su
(con ésto indicamos que queremos convertirnos en root)
e introducimos la contraseña del usuario root.

Si te fijas, la línea de comando ha cambiado: en lugar de tu nombre de usuario, ahora se ha convertido en algo así como 'root@nombredelequipo fedora'.

3.2 Cerrar definitivamente el entorno gráfico

Una vez que nos hemos convertido en root, ya estamos autorizados para manipular todo el sistema.

De momento, sólo necesitamos cerrar completamente el entorno gráfico para poder instalar el driver nuevo. Para ello, para cerrarlo, lanzamos el comando siguiente:
init 3
Ya estamos fuera del entorno gráfico. Ahora toca instalar el controlador.

Con Fedora 11, es más conveniente escribir 'init 3 &' (sin las comillas) y, a continuación, pulsar Ctrl+C para cerrar las X.


3.3 Instalar el controlador

Instalar el controlador es tan sencillo como ir hasta la carpeta donde tenemos ese archivo y ejecutarlo.

Si no tenemos claro cómo se llama el archivo (presuponemos que está dentro de la carpeta Descargas pero no sabemos su nombre), lanzamos este comando:
dir /home/usuario/Descargas
(es vital respetar las minúsculas y majúsculas)
Allí veremos que dentro de la carpeta Descargas aparece un archivo del tipo NVIDIA-Linux-x86-xxx.xx-dpk1.run donde xxx.xx se corresponderá con la versión del driver descargado de nuestra tarjeta (en mi caso, para mi GeForce 7600 GT utilizo el driver NVIDIA-Linux-x86-180.22-dpk1.run NVIDIA-Linux-x86-185.18.36-pkg1, publicado el 8 de enero de 2009 21 de agosto de 2009).

Ahora sólo toca ejecutar ese archivo, que lo podemos hacer desplazándonos hasta la carpeta en donde está guardado (en el ejemplo sería la carpeta Descargas) y ejecutándolo, bien, indicando la ruta completa en un solo comando.

Si preferimos desplazarnos hasta la carpeta, lanzamos el comando:
cd /home/usuario/Descargas
(para desplazarnos hasta la carpeta Descargas)

dir
(para comprobar qué hay dentro de la carpeta Descargas)

sh NVIDIA-Linux-x86-xxx.xx-dpk1.run
(para ejecutar el archivo del controlador)
Si ya lo tenemos todo bien controlado (ubicación y nombre del archivo), lanzamos un solo comando y acabamos antes:
sh /home/usuario/Descargas/NVIDIA-Linux-x86-xxx.xx-dpk1.run
(ejecutamos el archivo run que está en la ruta indicada)
Si te has logueado correctamente desde el principio, primero como usuario normal y a continuación como root (estos pasos son extremadamente importantes para que no hay ningún problema a la hora de cerrar el entorno gráfico y empezar la instalación del nuevo controlador), la siguiente pantalla a la que accedes, una vez lanzado el comando sh, es la de compilación/configuración del controlador.

Si en la pantalla que aparece te dice algo así como que necesitas ser root para cerrar el entorno gráfico, mal vamos. El logueo a root no se ha hecho correctamente y tendrás que empezar desde el principio.

Si el logueo es correcto, en la nueva pantalla sólo tenemos que aceptar la licencia de nVidia (Accept) y decir NO en la siguiente pantalla, cuando nos pregunta si queremos que nos busque una versión precompilada del kernel. Al decirle no, ésto hará que el instalador recompile el kernel por si mismo para incorporar el nuevo controlador que estamos instalando.

En la siguiente pantalla, nos pide permiso para ejecutar el programa nvidia-xconfig, con el fin de modificar el archivo xorg.conf con los valores adecuados para activar la aceleración gráfica. Le decimos que y volvemos a la línea de comando.

3.4 Volver al entorno gráfico

La compilación ya está hecha. Ahora sólo hay que volver al entorno gráfico, a nuestro escritorio (GNOME, por ejemplo) y éso es tan sencillo como lanzar el último comando:
init 5
Por fin volvemos a tener nuestro entorno amigable y podemos activar los efectos de escritorio.



Éso es todo. Pero recuerda la importancia vital de loguearte correctamente para que no dé problemas la instalación del driver más reciente.

Vía | Webeando en la red

[Actualización, 30/09/2009]

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Como dijera Ned Flanders, eres fabulantastico... Gracias por la ayuda.. sigue asi maestro.