Ir al contenido principal

De Ubuntu 9.04 a 9.10 desde el Gestor de actualizaciones

Los intentos fracasados de instalar la nueva Ubuntu 9.10 Karmic Koala desde el LiveCD no me han dejado más remedio que probar a actualizar el equipo desde el Gestor de actualizaciones. Es más engorroso, teóricamente, pero aprovecho para probar nuevas alternativas de instalación, que siempre va bien.

Foto extraída (y adaptada) del Flickr de Helga Weber

Lo cierto es que me ha costado varios intentos porque, a pesar de que últimamente se ha estabilizado mi línea ADSL, las cansinas desconexiones son constantes con lo que se ralentiza la descarga de los paquetes necesarios para la actualización además de desquiciarme un poco más por tener que empezar de nuevo cada vez que se rompe la conexión.

Pero ya está, ya tengo mi Karmic Koala. Lo conseguí.


El proceso es sencillo: ejecutando el Gestor de actualizaciones, el sistema nos ofrece la posibilidad de actualizar el sistema a la nueva versión 9.10.

Se descargan y preparan los nuevos canales o sources con el software que requiere la nueva versión:


Para finalizar con los previos a la actualización, el Gestor nos comunica todos aquellos paquetes que ya no están soportados por Canonical:


Unos segundos después empieza la descarga de todos los paquetes necesarios:


Entre paquetes nuevos, que representan un 25% sobre el total, y las actualizaciones con las versiones más recientes, la descarga total alcanza casi el gigabyte. Es un buen momento para prepararse un cafelito.


La instalación lleva una hora, aproximadamente, y no requiere la participación del usuario.

Entre las novedades que trae Ubuntu 9.10, tenemos una nueva versión del kernel, v.2.6.31.14, y un nuevo drive para tarjetas nVidia (v.185.18.36).

Tras la instalación, toca eliminar todos los archivos residuales:


Y reiniciamos para terminar:


Como decía, la intervención del usuario es casi inexistente, limitándose a un par o tres de clics y poco más: él solito lo hace todo.

Como actualización que es, no modifica nada que ya tengas, conservándote todos los perfiles de usuario que tengas creados, themes y aplicaciones. Al arrancar, una vez actualizado el sistema, sólo vas a notar unos ligeros cambios en la pantalla de inicio, en el selector de usuarios (ahora aparecen todos los creados, muy al estilo Fedora) y algunos cambios más sutiles en la apariencia general.

El proceso, en definitiva, es muy sencillo y muy efectivo y eso que yo siempre prefiero borrar e instalar desde cero. De momento va todo bien.

Comentarios