Ir al contenido principal

Gestores de música para escritorios GNOME

Una de las cosas que más me fascinan del mundillo linuxero es la enorme cantidad de aplicaciones que coexisten. El caso de los reproductores de música es un claro ejemplo.

Mi gestor de música es Rhythmbox, el reproductor predeterminado bajo el escritorio GNOME.


Me gusta mucho porque es ligero, presenta una interfaz muy agradable y limpia, y es muy fácil de utilizar. Hace exactamente lo que tiene que hacer y lo hace de forma estable y eficaz.

Además, dispone de una serie de complementos que permiten configurarlo a tu gusto, ya sea con la búsqueda e incorporación de la carátula y letras de las canciones (no siempre atina), la sincronización via MTP con tu reproductor portátil, la reproducción de podcasts o el acceso a contenido de tiendas 'justas' como Magnatune, entre otros.


El Rhythmbox también se puede configurar para que las transiciones entre canciones se hagan de forma atenuada (bakend), que viene a ser algo así como el crossfade en otros reproductores, o cambiar los modos de visualización del gestor (modo fiesta en pantalla completa, visor pequeño y añadir efectos psicodélicos de visualización).

Muy parecido al Rhythmbox tenemos al Exaile:


Destaco también una interfaz muy limpia, la posibilidad de exportar las listas de reproducción de música (formato .m3u), hacer crossfading (en fase experimental todavía) o el soporte para iPod y unidades de almacenamiento masivo por USB:


Mediante la activación de los plugins (u otros que quieras instalar desde la aplicación, que también lo permite) tienes la posibilidad de implementar la opción de Marcadores, para recuperar la reproducción en el mismo lugar en que la dejaste, o un menú contextual de contenido adicional sobre los discos y/o grupo:


Es una grandísimo reproductor, todo sea dicho.

Pero para rizar el rizo un poquito más, también tenemos un tercer candidato que hace un mix de los dos anteriores y, si me apuras, lo lleva un paso más allá. Hablo del Listen:


La interfaz del Listen es mucho más densa. Es cierto que ahí tienes casi todo o incluso que puedes ocultar paneles sin complicación pero hay demasiado contenido, más aún si acostumbras a usar el reproductor sin maximizar, como  hago normalmente.

Otra cosa es si utilizas alguno de los cuatro modos preestablecidos, como el vista normal (sólo muestra la lista actual de reproducción en un panel vertical o, lo que es lo mismo, sólo la parte izquierda del reproductor), la vista reducida (sólo aparece las tags y carátula de la canción en reproducción, es decir, sólo muestra la parte superior del panel en vista normal), la vista en modo fiesta (el reproductor ocupa toda la pantalla, completamente) o la vista completa, que muestra todos los paneles pero sin ocupar toda la pantalla (éste sería el caso de las imagen que he posteado anteriormente).


Desde las Preferencias de la aplicación ya es posible configurar muchos elementos del Listen: desde que aparezan colores según el disco en el panel de  lista de reproducción actual, la tipografía, servicios web como Audioscrobbler (Last.fm), la mini pantalla con información de la reproducción (On Screen Display, OSD) hasta la activación del crossfade e incluso del gapless.


Si entramos en las Extensiones, las posibilidades se amplían más aún:


Entre las prestaciones más destacadas, me quedo con la que permite mostrar en el Pidgin el título de la canción que en ese momento estás escuchando, las estadísticas sobre la música más escuchada (información contextual), la grabación de cualquier cosa que suene en Listen o el estupendo ecualizador de 10 bandas que incorpora:


El Listen es muy configurable y completo pero lo que he notado es que ralentiza demasiado el ordenador, haciendo un uso (y abuso) de la CPU que sitúa su rendimiento por encima del 90% de su potencia mientras que el Exaile hace una gestión mucho más eficiente, situándolo en cotas que oscilan entre el 20 y 40%.

Un cuarto gestor de música para GNOME es el Banshee.


El Banshee viene a ser un Rhythmbox pero perfeccionado, con una interfaz más completa y un panel contextual en la parte inferior que lo podemos adaptar o eliminar según nuestras necesidades.


Al igual que en los anteriores reproductores, en el Banshee se pueden implementar mejoras mediante el uso de las extensiones: rippear música de un CD así como grabarla en él, Marcadores, soporte para MTP y UMS (con mención especial a la gama iAudio de Cowon y teléfonos basados en Android), compatibilidad con plataformas en streaming como Last.fm y configuración mini de visualización:


A pesar de que carece de ecualizador, lo bueno que tiene el Banshee es que, además de ofrecer una interfaz muy intuitiva,  el procesador va más desahogado, con lo que el rendimiento es muy parecido al Exaile. Y así de nuevo parece que el Listen sigue siendo el único que da la nota, y no para bien precisamente.

Y cambiando de tercio, a estos cuatro estupendos gestores de música podemos añadir un quinto, el Eina Music Player, aunque más que un gestor es un reproductor simplemente. Su parca interfaz no deja margen a dudas:
 

Tan simple que apenas puedes configurar nada, actuando como un sencillisimo reproductor para todos aquellos usuarios que no necesitan los extras del Listen o Exaile y necesiten mantener bajo estricto control el rendimiento del equipo.


El Eina es, en definitiva, como el Listen en modo normal de visualización.

Existen otros muchos reproductores como el Audiacious Audacious o el Amarok pero el primero sencillamente no me gusta nada y el segundo está orientado a escritorios KDE con lo que poco o nada voy a usarlos.

Y si tuviera que quedarme con uno, creo que el elegido sería el Banshee.

[Actualización, 16/03/2010]

Comentarios

3dxtrip ha dicho que…
La palabra correcta es Audacious. Es el que mejor reproduce los archivos de audio si lo que quieres es escuchar la música, pudiendo utilizar el ecualizador a gusto. Otro parecido a Audacious es QMMP, que tiene algunas ventajas frente a Audacious a mi parecer.
Blogoblo ha dicho que…
Tienes razón, 3dxtrip, se me ha colado una vocal de más. Ya está corregido.

Gracias por el apunte.

Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
A día de hoy Banshee no carece de ecualizador, y es el único de los que conozco que permite SINCRONIZAR (no meramente transferir) una biblioteca multimedia con un reproductor portátil, incluídas listas de reproducción.

Por lo demás buen artículo ;)