Ir al contenido principal

Ubuntu 10.04 lanzada oficialmente

El proyecto linuxero sigue avanzando inexorablemente. Y Ubuntu 10.04 (LTS), alias Lucid Lynx, es una prueba más del trabajo bien hecho que se está haciendo desde la comunidad.


Ubuntu 10.04 incorpora algunas novedades curiosas, por lo menos para un usuario que en los últimos tiempos usa Fedora como distribución de referencia.

Una de esas novedades ha creado una gran discusión: ¿dónde ubicar los botones de minimizar, maximizar y cerrar las ventanas? En Canonical han apostado por situarlos en la izquierda (para los themes más modernillos Ambiance, Dust y Radiance):



Igualmente la ventana de notificaciones ahora es más pequeña y discreta, con una tipografía perfectamente contrastada que facilita su lectura y queda ubicada justo por debajo de la barra de título de la ventana (antes quedaba solapada y no podías usar los botones de cierre hasta que desaparecía).


Son dos pequeños cambios pero lo suficientemente importantes como para notar que hemos ganado en usabilidad e integración. Son cambios sutiles pero todo un acierto.
También me ha llamado la atención el F-Spot, el gestor de fotos, que incluye un botón para editar la imagen.


Herramienta que voy a dar mucho uso, seguramente, para hacer pequeños retoques y recortes, sin tener que abrir el GIMP.

Por cierto, hablando del GIMP, en Ubuntu 10.04 ya no viene instalado por defecto. Esta aplicación no es para manos inexpertas e imagino que desde Canonical han creído más oportuno armar de más potencia el F-Stop, para retoques básicos, y dejar el GIMP en los repositorios, lugar desde donde podrás descargarlo e instalarlo con el mismo Synaptic como pasa con otras aplicaciones de diseño gráfico.

El paquete ofimático OpenOffice llega en su versión 3.2 con el sello de Oracle. Cualquiera de sus aplicaciones arrancan muy rápido: apenas tres segundos después de clicar sobre la aplicación, ya está operativa.

También Ubuntu 10.04 piensa en la redes sociales. Tu cuenta de Flickr, Twitter o Facebook, entre otras, la podrás gestionar desde el Gwibber.


Y además, con el Ubuntu One, un servicio de almacenamiento web de Canonical, podrás usar 'la nube' para gestionar tus archivos.


Atrás se quedaron los problemas de hardware, al menos por lo que al mío se refiere, porque todo es detectado automáticamente. Incluso ahora puedo escanear desde mi multifunción sin tener que instalar absolutamente nada más y guardarlo en PDF, JPG o PNG sin ningún problema.


Esta distribución está llegando a tal de punto de madurez que cada vez tengo que dedicarle menos tiempo a configuraciones porque el mismo sistema ya está consiguiendo, con los últimos desarrollos, que todo funcione correctamente. Instalar y usar, así de simple. El hardware es detectado correctamente; todo funciona cada vez más rápido; el sistema es como una roca indestructible y altamente fiable y, encima, ahora los themes son más atractivos.  Ya no hay excusa para probarla.

La única pega es que todavía tengo que tirar del driver propietario de nVidia, a la espera de la implementación del 3D en el Nouveau que, según parece, sí lo hará Fedora 13 dentro de tres semanas. Seguro que para el Ubuntu de octubre ya podremos disfrutar del driver libre en plenitud.

Comentarios