Ir al contenido principal

Sony MDR-EX1000: breve toma de contacto

Hace unos meses que Sony presentó un nuevo auricular de alta gama, muy bonito y tan exquisito como para convertirse en su buque insignia, en lo que a intracanales se refiere. Hablo del Sony MDR-EX1000.


Por la forma como va colocado en la cavidad auditiva me recuerda mucho al Super.Fi 5 Pro de Ultimate Ears (UE) del que me cansé pronto precisamente porque nunca conseguí el ajuste ni confortabilidad óptimos. En este caso sí hay buen ajuste y comodidad pero no es un Westone, lamentablemente.

El MDR-EX1000 sobresale demasiado y queda tan aparatoso que queda poco elegante, para ser fino. Un Westone 4 queda infinitamente mejor acoplado, apenas sobresale de la cavidad con lo que pasa fácilmente desapercibido mientras lo usas.

Por construcción, sin embargo, me parece un auricular muy robusto, con muy buenos acabados y materiales, trae una gran cantidad de espumillas de diferentes tamaños aunque casi iguales (le vendría bien más variedad e incluir, por ejemplo, unas Comply) y, como valor añadido, permite el reemplazo del cable en caso de rotura. Hay calidad, es evidente.

La caja de transporte es tremendamente aparatosa, enorme, tanto como que pasará más tiempo en casa que de un sitio para otro. Así que olvídate de meterla en el bolsillo, ya no digo del pantalón, que es imposible, sino de una chaqueta. Desde luego que buscaré una solución más práctica que ese armatoste.

Son pocas horas de uso así que ahora seré muy breve en lo referente al aspecto sonoro ya que, como otros de driver dinámico, es posible que con las horas acabe reajustándose y mostrando otro carácter.

En este sentido, al MDR-EX1000 parece que más que las grandes orquestaciones le va bien las salas pequeñas con cuatro instrumentos bien definidos. Me da mejores sensaciones con temas folkeros que no rockeros, con electrónica y jazz en lugar de clásica pero eso aún es pronto. Me gusta cómo se comporta cuando hay una buena dosis de grave en la composición, eso sí lo tengo claro desde ya.

No encuentro el valle en los medios que encuentro en un Westone 3, seguramente porque los graves son más livianos y dulces (cuidado que no se quedan cortos en pegada), y los agudos, que también llegan bastante arriba, consiguen estirar todo el rango de frecuencia lo suficiente como para que los medios encuentren su lugar en ese espacio sonoro. En cierta manera me recuerda al Shure SE535 aunque con un sonido más cálido. Me está gustando mucho, la verdad, sobretodo con electrónica.

En unas semanas intentaré publicar algo más detallado al respecto del Sony MDR-EX1000. Tengo curiosidad por saber qué tal se comporta respecto el Sennheiser IE8 o el MTPG. ¿Tú no tienes curiosidad? ;)

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
cual crees que es mejor el mdr-ex1000
o el mdr-ex700,
Blogoblo ha dicho que…
Ni idea. Sólo he probado el EX-1000.