06 mayo, 2018

Hifiman HE-560: mi primer planar magnético

Tras muchas horas de buena música con el Hifiman HE-560 ha llegado la hora de hablar un poco sobre éste, que bien lo merece. Casi un quinquenio después de desprecintar la caja y empezar a disfrutarlos, cierto, pero es que este auricular sigue en las tiendas de referencia y por algo será.

Partiendo de que el HE-560 ha representado mi primera toma de contacto con la tecnología planar magnética, las sensaciones, desde el primer instante que lo saqué de la caja, fueron del todo buenas. Como todavía no he probado otros auriculares de este tipo, toda valoración que pueda hacer se basa en mi experiencia con auriculares que montan transductores dinámicos, los auriculares de toda la vida, para entendernos.

Por suerte para todos los aficionados, y por desgracia para nuestros bolsillos, esta tecnología se ha hecho popular y algo más accesible para la mayoría, al menos en cuanto a disponibilidad en diferentes tiendas nacionales aunque los precios sobre los que se mueven desde luego que siguen siendo prohibitivos aunque siempre tienes el mercado de segunda oreja para cacharrear y ahorrarte unos euros.

Aunque esta entrada llega en mayo de 2018, el Hifiman HE-560 lo disfruto desde el verano de 2014 con lo que ya doy por hecho que el rodaje está hecho y más de lo que da, no va a dar.

Vió la luz, oportunamente, cuando casi tenía decidido comprar el HE-500. Algunas críticas respecto al excesivo peso de éste me tiraban para atrás así que cuando anunciaron el HE-560, más ligero, fue la señal para disipar todas mis dudas y tomar la decisión.

Aquí empieza mi reseña del Hifiman HE-560.

04 julio, 2017

Grado GH2, breve toma de contacto

Después de pasar por varios Grado, desde el SR60 al RS1i, sin obviar el SR325i ni el HF2, los nuevos supraurales que van apareciendo parece que se inclinan hacia un perfil sonoro ligeramente diferente a todo lo que he probado hasta ahora.



Si el intracanal GR10 representa, siempre para mi gusto, un salto cualitativo para mejor, el nuevo Grado GH2, de la serie limitada Heritage (con nuevo driver y madera de Cocobolo), sigue esa nueva tendencia de ofrecer un sonido más completo y para todos los públicos.

Un sonido más digerible para un no gradista, con menos garra pero más extenso y natural. Donde el agudo queda muy ligeramente atenuado, con lo que resulta menos incisivo; donde el medio mantiene su timbre característico pero también ligeramente contenido; y donde el grave cobra vida de forma exquisita, no tanto en cantidad sino en calidad, en extensión y profundidad -para ser un Grado- pero también en definición y transparencia.

17 abril, 2017

Grado GR10: musicalmente adictivo

Desde luego que el Grado GR10 (sin e) es uno de los intracanales menos glamurosos que he probado hasta ahora. Aquí no hay lujos ni un diseño del que pueda pensar que estoy ante un auricular de gama alta. Pero lo es. Es un Grado, con todas sus letras.

En apariencia, el Grado GR10 no pasa de ser un auricular del montón. No veo una carcasa concienzudamente diseñada para la ergonomía; no hay cables extraíbles; no hay adaptadores; no hay un sinfín de recambios de esponjillas como sí incluyen otros. Ni siquiera incluye, por increíble que parezca, una funda para protegerlo cuando no se usa. Y eso que estoy hablando de un auricular que, a día de hoy y en su versión más reciente (GR10e), sale por 429 euros.

La sofisticación, como no queda más remedio que pensar, se esconde bajo la carcasa. Con llave, añadiría, porque nadie sabe cómo se las han ingeniado para lograr que el GR10 suene como lo hace, qué materiales han usado para darle ese timbre natural y transparente en un cuerpo tan minúsculo y confortable.

Porque tras probar el GR8, eso es lo que echaba en falta aunque no supiera ponerle la etiqueta.

Ese algo, que no es más que transparencia y equilibrio, se traduce en una forma más natural de presentar la escena sonora. Mucho más natural y adictiva que en el GR8 e, incluso, que muchos otros con los que compite en su rango de precios.

14 febrero, 2016

Mod para el Shure SRH940

Enlazando con esta entrada, hoy vuelvo a los Shure circumaurales de arquitectura cerrada. Esta vez para comentar sobre una pequeña modificación que le he hecho al Shure SRH940, con la idea de atenuar ligeramente su sonido neutro tirando a brillante que proporciona respecto al SRH840.

No busco transformarlo en un SRH840 sino darle otro matiz sonoro a un auricular que ya me parece que suena muy bien tal y como está configurado de serie (para mi gusto, mejor equilibrado que el SRH840). De hecho, espero que la nueva versión SRH1540 no sea más que una mejora del SRH940, con un poquito más de grave y espacialidad pero en la misma línea de perfil sonoro que tiende a neutro.

Con todos ustedes, el donut:


Seguro que les suena mucho a los poseedores del K702 de AKG. Efectivamente, esa esponjilla es la que incluye ese magnífico auricular, supongo que para suavizar su respuesta sonora, también con tendencia al brillo, o atenuar vibraciones, aunque no sé exactamente su función porque, al final, me gusta más cómo suena el K702 sin la esponjilla que con ella.

07 septiembre, 2014

Próximamente, Hifiman HE-560

El Hifiman HE-560 es, con certeza, el auricular más equilibrado que he utilizado hasta ahora. No anda muy lejos del HD600 de Sennheiser pero a éste lo mira por el retrovisor.


Es un auricular para disfrutarlo durante horas, sin estridencias, sin excesos, muy cómodo y realmente bonito.

No tiene un grave profundo pero sí cremoso y definido, bien texturizado. Me gusta mucho. Medios y agudos, sin velos, aportan detalle y transpariencia también de forma muy controlada y, para mi gusto, de forma más natural respecto al HD600. Es un sonido muy agradable.

No tiene una escena tan amplia como el K702 de AKG ni su sonido de bisturí pero todos los detalles se van mostrando con frescura en un escenario más apretado y cercano.

Es mi primer planar magnético y las primeras sensaciones son muy buenas. Sigue en rodaje.

Más adelante habrá reseña.